Paquetón en el bosque

Viernes 20 de Enero del 2017, el día del minitrip con los compañeros de riding, vida y confesiones ha llegado.

Son las 21h y rodamos dirección Llívia, pueblecito al lado de Puigcerdà rodeado de territorio francés debido al tratado de los Pirineos de 1659. El coche va lleno de tablas, ropa técnica, felicidad, risas, buen rollo y muuuuuucha motivación. No siempre podemos coincidir los 4 para ripar juntos y la última vez que lo hicimos en modo “snowboard” fue ya hace casi 5 años.

Después de una cena fast-food ceretana en Puigcerdà, llegamos a nuesto hogar del fin de semana en Llívia. Descargamos el material y preparamos nuestras armas de ataque invernal para el destrozo nivológico.

img_5794

Riiiiiiiiiiiiing, el cuerpo se despierta inquieto y activo…son las 6:30AM del Sábado 21 de Enero y ya no puedo dormir más. Me levanto y miro por la ventana a ver que se deslumbra en la oscuridad matinal, el tiempo se ve tapado pero sin temporal así que me empiezo a preparar. El resto del team se va levantando poco a poco hasta que estamos todos en pie sobre las 7:45h. Dani, Oscar y Marc bajan a comprarse el desayuno mientras yo preparo el mío subido desde Barcelona para no romper la rutina: tostadas integrales con ajo y aceite, plátano, infusión de hierbas de la montaña con jengibre y un poco de magnesio.

A las 9h salimos dirección Pas de la Casa y a las 10:30h ya estamos en el telesilla camino a Grau Roig, la nieve está bien pero hay mucha afluencia de gente. Nos encontramos con img_5832amigos del patín, la crew de Longboard mediterránea  y Long School están también por la montaña: Bipo, Arki, Oleguer, Tous y Zenit. Y para rematar la faena también gente de Arbeca aparece en el plan del día. Así que hay bajadas con mucha gente lo que supone esperas, paradas-arrancadas y surfeadas de poca intensidad debido a la diferencia de niveles y al número de personas, pero estamos igualmente contentos por poder compartir bajadas con otros amantes del oro blanco. Pasan las horas y la cosa se pone fea, luz blanca, niebla, frío y poca diversión así que nos retiramos tras unas 4-5 horas de riding con sabor agridulce por no haber podido ripar todo lo que hubiéramos querido.

Damos un paseo por las tiendas de snow-skate del Pas de la Casa, comemos algo rápido y nos bajamos para el dulce hogar. Encendemos el fuego de casa mientras Oscar impermeabiliza sus zapatillas para poder andar sin mojarse los pies, no hay nada mejor que doble capa de bolsas de plástico y a tirar millas. Otros estiramos para estar listos para el Domingo y Marc whatsapea con amigos, revisa redes sociales y chequea el estado de alguno de sus ligues para que no se apague la llama de la pasión 😛

img_5805Nos vamos a tomar algo por Puigcerdà antes de cenar,  y en el Central nos hechamos unas risas antes de dirigirnos a probar la comida de la Borda del Ceretà, lugar recomendado por nuestro buen amigo Moti y que no nos defrauda. Directos a casa después de cenar, que ya es tarde  y mañana no sabemos que nos deparará el tiempo. Así que a la 1:30AM en cama.

7:30AM de Domingo tapado, con nevada y la cosa se ve fea. Las previsiones daban mal tiempo pero siempre hay que probar. Reviso webcams, partes de nieve, previsiones de tiempo y noticias de todas las estaciones de alrededor. Mierda, la cosa se ve bastante jodida pero de todo lo que he visto y por experiencias pasadas, creo que Formigueres puede estar bien. A casi una hora de Llívia y llena de bosque, aunque haga mal tiempo suele estar resguardada según el temporal y con buena visibilidad gracias a sus árboles. Lo hablamos y vamos para allá a probar suerte. Carretera nevada y pocos coches sobre todo a partir de Les Angles, subimos el mini puerto para acceder a la estación y por fin llegamos a las 11:20AM.

Siiiiiiiiiii, se ve perfectamente aún estando tapado y no hay casi nadie. Tenemos todo el fullsizerender-2dominio para nosotros solos. Desde las 11:45AM hasta casi las 4PM no paramos de freeridear por el bosque y sólo pisamos las pistas para cruzar de una zona a la otra. Para llegar al telesilla o para probar algún truco en el big airbag ubicado en la base de la estación. Hoy si que hemos gozado, nuestros cuerpos lo notan y nuestras caras lo reflejan con una sonrisa permanente.

img_5826

Después de todo esto, nos preparamos para volver a Barcelona pensando en otra sesión de happy riding y yo muy contento tanto por la fluidez con la que bajé durante todo el día como por  la motivación y lo bien que lo he pasado junto a mis amigos.

Otra sesión de snowboard en este camino hacia Alaska, donde he de llegar con todas las capacidades físicas y mentales en pleno rendimiento. Donde cada una de las bajadas desprenderán energía recogida durante sesiones como las de este fin de semana. Bajadas y subidas en las que cada línea dibujada bajo mis pies, intentarán mostrar el amor hacia las maravillosas personas que me rodean y hacia el universo donde nos encontramos.

¡¡¡A muerte con el happy riding!!!

Anuncios

2 comentarios en “Paquetón en el bosque

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s